menu

Blog

¿Cómo elegir el saco de dormir correcto?

posteado en Acampada, Productos por

Antes de ir de acampada, lo más importante es saber qué equipamiento necesitas y, sobre todo, elegir el que más te convenga. Por este motivo no es extraño que te asalte una duda: ¿qué saco de dormir debo comprar?

Los sacos de dormir son, junto a la tienda de campaña, si no lo más importante, sí lo imprescindible para ir de acampada. El motivo radica en el descanso: dormir bien, ya sea en la montaña o en casa, es muy importante, pues garantiza un mejor rendimiento en ruta al día siguiente.

Por esta razón, la elección de una bolsa de dormir que se ajuste mejor a tus necesidades es muy importante. En el blog de Columbus Outdoor intentamos responder a esta pregunta tan frecuente con 5 consejos prácticos para elegir y comprar sacos de dormir.

5 consejos para elegir y comprar el saco de dormir que necesitas

1. Usos del saco de dormir

Este es uno de los pasos iniciales y uno de los más importantes para poder conocer qué tipo de bolsa de dormir necesitas. No es lo mismo elegir un saco de dormir para un viaje puntual que para una gran travesía, como tampoco es igual llevarlo a la montaña que al camping de la playa.

En otras palabras, el uso del saco de dormir debe condicionar tu compra de forma decisiva. Todo ello debe ser determinante para tu elección y para conocer las características concretas del producto, como por ejemplo material, forma, grosor y peso. A partir de aquí, debes concretar una serie de puntos.

2. Rangos de temperatura a los que te verás expuesto

termometro-saco-dormir

Este punto viene determinado por el tipo de viaje que llevarás a cabo, pues varía mucho una ruta por alta montaña con terreno nevado, de un sendero más calmado y confortable. De ahí que los fabricantes de bolsas para dormir determinen 3 tipos de temperaturas:

  1. Temperatura confortables y en ambientes cerrados como hostales, albergues o zonas de acampada cubiertas.
  2. Temperatura de límite de confort, en ambientes descubiertos pero cómodos. Entre ellos podrían calificarse las tiendas de campaña en zonas de montaña y alta montaña en épocas de verano o primavera, cuando no hace mucho frío.
  3. Temperatura extrema en ambientes de alta montaña durante las épocas de frío, cuando se pueden suceder nevadas, lluvias, ventiscas y exposición directa a otras inclemencias metereológicas.

3. Materiales de tu bolsa de dormir

El material de tu saco de dormir vendrá determinado, como es obvio, por el ambiente al que te veas expuesto y por la temperatura. No obstante, los fabricantes suelen realizar los sacos siguiendo unas características o puntos comunes como el relleno y el aislamiento que necesita cada usuario.

plumas-saco-de-dormirEn referencia al relleno, los materiales suelen ser fibras sintéticas o plumas. Unas u otras determinan la sensación térmica y el peso del saco, pero a grandes rasgos, se determinan por las siguientes características:

  1. Fibras sintéticas: son menos delicadas, aceptan mejor los ambientes húmedos, pero ocupan más ya que no se comprimen con tanta facilidad.
  2. Plumas: proporcionan una mayor sensación térmica y ocupan menos espacio, ya que se comprimen más. Aunque requieren más cuidados y resultan más delicadas, tanto en ambientes húmedos como en general.

4. Forma del saco de dormir

La forma del saco se debe tener en cuenta cuando, por un lado, no dispones de demasiado espacio en tu mochila o quieres librarte de llevar gramos de más. Pero también y por otro lado, si prefieres descansar con más margen de movimiento o menos. En cuanto a las tipologías, existen las dos siguientes:

  1. Momia: cuando te introduces dentro de él, puedes adoptar la misma postura que una momia. Tiene un diseño que además de ser más ancho de la parte de arriba y estrecho de los pies, permite ahorrar peso y maximizar la retención del calor. Su hood permite cubrir la cabeza y el cuello, por ello son geniales para salidas en temperaturas frías o personas un poco frioleras. Ocupan menos espacio en las bolsas, ya que puede enrollarse con más facilidad.
  2. Recto: es el modelo clásico y el preferido de las personas que desean una mayor libertad de movimiento por la noche. Al tener una estructura rectangular, el usuario puede moverse sin sentirse atado. No obstante, para los climas fríos éste no es el saco más recomendado, ya que el frío puede entrar con mayor facilidad. Al enrollarse, ocupan algo más de espacio y pesa más que la media.

5. Productos complementarios

Aunque parezca que con un buen saco de dormir y una buena tienda de campaña ya tienes el equipamiento necesario para descansar durante tus rutas, debes incluir algo más. En primer lugar, considera si necesitarás dormir con ropa o no. Sobre todo, si vas a zonas de alta montaña o en temporadas de invierno, pues en muchas ocasiones llevar algo de ropa térmica te hará resistir más y descansar mejor.

Por otro lado, también es interesante incluir en tu mochila una esterilla o colchoneta. Estas son útiles para personas que suelen viajar a zonas con suelos más rocosos y duros. Sabemos que no va a ser lo mismo que dormir en una cama, pero si incorporas una colchoneta, podrás asegurarte una mayor comodidad a la hora de descansar.

acampada-saco-de-dormirComo puedes ver, la compra de un saco de dormir no es algo tan sencillo como parece, ya que involucra muchas cosas. Desde el viaje hasta el terreno, pasando por el clima y tu forma de dormir, existen muchos tipos de bolsas de descanso. De hecho, todas ellas influirán directamente en tu rendimiento durante tu ruta. Por ello, ¡prepárate y equípate con los productos que mejor se adapten a ti!

Deja tu opinión

19 Ene, 17

posts relacionados