Esta web utiliza cookies propias y externas. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información
x
MI COMPRA

No tiene artículos en su carrito de compras.

Sacos de dormir

CerrarX

Todo lo que tienes que saber sobre sacos de dormir

Tener un buen saco de dormir o bolsa de dormir puede ser la clave del éxito en tus acampadas, ya que de ellos depende la calidad de tu descanso. Es por esto, por lo que no todos los sacos de dormir son iguales. Cada persona escoge según sus gustos y necesidades.

Para saber cuál es el indicado para ti, debes tener en cuenta diferentes factores tales como la frecuencia y las épocas del año en las que lo usarías o el tamaño y forma que deseas. Hay que tener en cuenta que no es lo mismo usarlos para un camping que para una excursión de montaña en alturas elevadas.

1. Sacos según relleno

Los podemos encontrar con dos tipos de relleno: de pluma o sintético. Los de pluma han ido perdiendo popular durante las últimas décadas, es por esto por lo que cada vez son cada vez más difíciles de encontrar. Además su mantenimiento es más complicado.

En cuanto a los sacos de relleno sintético, los materiales usados tales como la microfibra y poliéster, son cada vez más sofisticados.

2. Formas de los sacos

Se pueden distinguir según dos formas diferentes: rectangulares y de sarcófago.

Los primeros, tal y como indica su nombre, tienen forma rectangular. Algunos tienen capucha y otros no.

Las bolsas de dormir con forma de sarcófago son aquellos que son más estrechos hacia el final, y anchos en la parte de los hombros. Todos suelen llevar capucha para mantener el calor.

3. Temperatura

Dependiendo de las estaciones o el lugar en el que queramos usar el saco, tenemos que tener en cuenta las indicaciones de temperatura. Estos rangos se dividen en tres: temperatura de confort, temperatura límite y temperatura extrema.

  • La temperatura de confort es la que nos indica la temperatura exterior con la que estaremos cómodos usando el saco. Es decir, la persona no sentirá ni frío ni calor.
  • La temperatura límite, es la temperatura mínima en la que la persona dentro del saco podrá conservar su temperatura corporal sin sentir frío.
  • La temperatura extrema, es en la cual la persona podría aguantar máximo 6 horas sin entrar en hipotermia.

Para un saco de dormir que se quiera utilizar en verano, la temperatura de confort ronda los 15º, la temperatura límite en 7º y la extrema en -3º.

En cambio, para los sacos de invierno, este rango varía, rondando en torno a los 3º de confort, -5º de temperatura límite y -15º de extrema. Es importante saber que cada saco no es exclusivo para una estación del año. Muchos sacos son perfectos para dos o más estaciones. Fíjate siempre en las especificaciones.

4. Partes de un saco de dormir

Es importante conocer las diferentes partes de nuestro saco y para qué sirven. Los sacos se dividen en parte exterior, interior, relleno y complementos:

  • La parte exterior del saco, suele estar hecha con nylon. Esta parte es la encargada de aislar y repeler la humedad. Normalmente el tejido es impermeable.
  • La parte interior, puede ser de nylon o de algodón.
  • El relleno es la parte encargada realmente de aislarnos del frío. Como te explicamos anteriormente, el relleno puede estar hecho de material sintético o de plumas.
  • En los sacos indicados para temperaturas bajas, unido al interior del mismo, encontramos el collarín térmico. Esta pieza evita la pérdida del calor. El collarín térmico no debe confundirse con la capucha. Esta última es la indicada para proteger la cabeza del frío.

Como complemento, podemos encontrar bolsillos internos y externos.

5. Cómo usar y conservar tu saco de dormir

Antes de usarlo, has de tener en cuenta lo siguiente:

  • Tu descanso no sólo depende del saco sino también del terreno en el que lo pones. Por esto, prepara el lugar, elimina piedras o cualquier elemento que pueda influirte a la hora de descansar. Utiliza materiales aislantes o colchonetas para que el contacto con el suelo no sea tan duro.
  • Al sacar el saco de su funda, es importante que lo agitemos bien, para que las fibras se expandan y repartan por el saco.
  • Asegúrate de que la ropa con la que te metes en el saco no esté húmeda, esto podría causar molestias y una bajada de la temperatura corporal.
  • Es importante leer las instrucciones de cada fabricante a la hora de limpiar nuestro saco. No todos los sacos pueden lavarse de la misma forma, por lo que es muy importante prestarle atención a esto para poder utilizar nuestro saco por muchos años sin que se estropee. Lo que sí puede hacerse siempre es pasar un paño húmedo por el exterior del saco con jabón sin lejía ni detergente. El saco ha de secarse siempre al aire libre y en la sombra.
  • Es muy importante que el saco no permanezca largas temporadas dentro de la funda de compresión ya que esto puede estropear las fibras que componen el saco y hará que pierda su efectividad. Si tenemos problemas de espacio y no podemos dejar el saco completamente abierto, recomendamos guardar el saco en fundas más grandes, como una funda de almohada. Cuanto más grande mejor.
MAS INFORMACIÓN CERRAR

Parrilla  Lista 

11 artículo(s)

por página

Parrilla  Lista 

11 artículo(s)

por página

ENVÍO GRATIS

48/72H

*Excepto Canarias y Baleares

OUTLET

PRODUCTOS EN OFERTA
VER OFERTAS